#LaEntrevistaBSC: Alejandro Muñoz

En este mes de mayo en #LaEntrevistaBSC, hemos contado con un director que está haciéndose un hueco destacado entre los directores jóvenes de Andalucía. Natural de Sevilla, Alejandro Muñoz reside en Córdoba desde hace muchos años, donde es miembro de la Orquesta de Córdoba en la sección de violines segundos, director artístico de la Orquesta Joven de Córdoba y la Camerata Capricho Español, y fundador de otras nuevas agrupaciones de las que hablaremos a lo largo de esta entrevista.


Buenos días Alejandro, desde 2006 eres miembro de la Orquesta de Córdoba en la sección de violines segundos. En ese mismo año ya comenzó tu aventura en la dirección con la Camerata Capricho Español, que años más tarde ha desembocado en el inicio de una carrera profesional que comienza a cosechar cada vez más éxitos. ¿Ese “Alejandro director” ha existido siempre, o llegó de manera inesperada?


Alejandro Muñoz: Buenos días estimados amigos de la Banda Sinfónica de Córdoba y gracias por ofrecerme este espacio para compartir algunas ideas y experiencias con vosotros. Creo que siempre hubo dentro de mí algo de director de orquesta, pero esa inquietud la despertó el trabajo con la Camerata Capricho Español. Terminar orientando mi carrera hacia la dirección no ha sido más que una consecuencia de mi carrera como músico. No creo que la dirección de orquesta sea una disciplina aparte (por supuesto requiere mucho trabajo y estudio), pero pienso que está íntimamente relacionada con la interpretación del propio instrumento, la pedagogía o el trabajo como músico de atril. Creo que estudiar dirección de orquesta me ha aportado muchas cosas, no con el objetivo de ser un buen director, sino con el de ser un mejor músico.


Con un curriculum tan contrastado a nivel de intérprete, siendo dirigido por grandes batutas a nivel internacional, ¿cómo ha influido en tu carrera esta larga experiencia de orquestas, directores y compañeros de atril a lo largo de tu trayectoria? ¿Te gustaría destacar alguna anécdota en particular?


A. M.: Me han marcado profundamente muchos intérpretes y directores. Guardo muy buenos recuerdos de ensayos y conciertos con maestros como Pierre Boulez, Kurt Masur, Daniel Barenboim, etc, y de interpretes como Janine Jansen o Raphael Pidoux. Esto ha sido muy enriquecedor para mí y me ha hecho tener una visión amplia de la dirección de orquesta. Creo que la experiencia en el atril aporta mucho a los directores, dándoles unas herramientas muy importantes para poder afrontar con solvencia ensayos y conciertos desde la tarima. En cuanto a las anécdotas hay muchas, pero me quedo con un momento en concreto: una mañana en la que paseábamos con unos compañeros por las instalaciones donde estábamos ensayando con la EUYO nos encontramos en una cabina de estudio al mismísimo Vladimir Ashkenazy, que en aquella época era el titular de dicha orquesta. El maestro estaba tocando el piano, y nos sorprendió mucho que pese a ser uno de los pianistas más importantes del panorama internacional estaba en ese momento trabajando muy despacio un pasaje de un concierto. A todos los que lo vimos nos impactó ver que ¡hasta los grandes intérpretes trabajan muy despacio los pasajes! Desde entonces pongo especial énfasis en estudiar despacio, pero he de decir que aún no toco como Ashkenazy…

La Camerata Capricho Español nació en el año 2006 como un proyecto educativo enfocado al repertorio barroco para cuerda. Sin embargo, desde hace ya algunos años, ha evolucionado de manera exponencial, abarcando estrenos, grabaciones de CDs con compositores actuales, y una gran colaboración con la Fundación Antonio Gala. Nos gustaría que nos hablaras acerca de esta evolución que tanto ha aportado culturalmente a la ciudad de Córdoba.

A. M.: La Camerata Capricho Español es ya una orquesta consolidada con un estilo propio. Nació como un proyecto entre amigos para hacer música juntos y poco a poco se ha convertido en un conjunto de músicos muy versátil y preparado para hacer frente a infinidad de proyectos. Actualmente tenemos una agenda muy apretada con al menos un programa al mes que incluye varios estrenos, programas de música barroca, giras y grabaciones. La Camerata tiene su propio público en Córdoba gracias a interpretaciones desenfadadas y cargadas de energía que acercan la música al público desde otra perspectiva. La verdad es que es un proyecto que significa mucho para mí, ya que ha sido la orquesta con la que yo mismo he crecido como músico y me sirve para poner en marcha nuevas ideas o formas de entender la interpretación o la relación con el público.


Aunque eres miembro fundador desde su nacimiento en 2012, en 2014 accediste a ser el director artístico titular de nuestra agrupación hermana en nuestra ciudad, la Orquesta Joven de Córdoba. Cuéntanos, ¿cómo ha crecido el proyecto desde tu perspectiva de máximo responsable? ¿Qué retos se plantean en el futuro próximo?


A. M.: La Orquesta Joven de Córdoba es la prueba de que pueden existir proyectos pedagógicos centrados en la formación de jóvenes músicos y de una gran calidad musical. Actualmente la OJC ofrece una formación orquestal completa a sus integrantes: un equipo de profesores, talleres y clases magistrales, giras de conciertos, directores y solistas invitados, conciertos de música de cámara, colaboraciones pedagógicas con la Orquesta de Córdoba, oportunidades para jóvenes solistas de la propia plantilla, bolsa de jóvenes directores asistentes y un largo etc. Pero nuestro principal objetivo es seguir creciendo y dotar a nuestra orquesta joven de las infraestructuras necesarias para que los músicos que la forman puedan desarrollar sus capacidades y adquieran la experiencia necesaria para optar en un futuro a una plaza en una orquesta profesional. Para eso tenemos que seguir recabando apoyos institucionales que quieran sumarse a un proyecto pedagógico que está convirtiéndose en un referente en toda Andalucía y que está empezando a ser conocido también en el resto de España. La OJC no es solo un grupo de jóvenes haciendo música, sino que es un grupo de jóvenes que comparten unos valores y que trabajan en equipo para alcanzar un objetivo común, objetivo además que les exige una gran madurez y destreza técnica. La implicación de los jóvenes es tan alta que muchas veces los resultados son profesionales. Yo mismo me he formado en varias orquestas jóvenes y puedo decir que las experiencias que he adquirido en este tipo de orquestas han sido de las más valiosas para mi carrera profesional.


Además, en este mes de mayo de 2019, un nuevo proyecto ha llegado a la ciudad también de tu mano, y esperemos que para quedarse. La Sinfonietta Córdoba hizo su concierto inaugural el pasado jueves 2 de mayo, con un concierto cuyo principal atractivo, además del repertorio, era la apuesta por la unión de diferentes agentes musicales de nuestra ciudad, tales como los cantantes Auxi Belmonte o Domingo Ramos, el Coro Ziryab y la Escolanía Cajasur. ¿De dónde viene y hacia dónde pretende ir este proyecto? ¿Qué objetivos pretende alcanzar?


A. M.: Efectivamente, la Sinfonietta Córdoba es un proyecto que acaba de nacer y que ha cosechado un gran éxito en su estreno. Se trata de una orquesta sinfónica de cámara formada por músicos profesionales y que está centrada en el repertorio vocal y sinfónico-coral, sin descartar algunas incursiones en la música sinfónica como tal. La ciudad de Córdoba tiene un gran ambiente musical y hay intérpretes y agrupaciones con mucho talento, lo cual nos mueve a crear puentes y colaboraciones entre los distintos artistas e instituciones, como lo ha sido en el caso de este proyecto con el Coro Ziryab, la soprano Auxi Belmonte, el barítono Domingo Ramos y la Escolanía Cajasur. Además la Sinfonietta Córdoba ha aprovechado este proyecto para colaborar con varias asociaciones de carácter social como han sido Aspaym y Down Córdoba, quienes realizan una inestimable labor. Este tipo de conciertos cumplen así una doble finalidad, cultural y social. También en esta línea ofrecimos el año pasado un Carmina Burana de Orff a favor de la AECC que tuvo una gran aceptación por parte del público. Estamos convencidos de que la cultura y la obra social no solo pueden, sino que tienen que ir de la mano y es por eso que invertimos tanto esfuerzo en este tipo de proyectos. He de decir que la otra gran impulsora de estas iniciativas ha sido la soprano antes mencionada Auxi Belmonte quien ha trabajado mucho para llevar a cabo los conciertos y con quien ya estamos trabajando en nuevas ideas para el próximo año.

En la Banda Sinfónica de Córdoba tenemos un grato recuerdo de tu paso en uno de nuestros encuentros de la temporada 2015/2016. Nos gustaría conocer tu experiencia al frente de nuestra agrupación en aquellos momentos, ahora que ha pasado tanto tiempo y que nosotros también hemos sufrido una importante evolución.


A. M.: La Banda Sinfónica de Córdoba es un proyecto precioso en el que confluyen el entusiasmo, la energía y el talento de muchas personas. Disfruté y aprendí mucho con vosotros, y todavía hoy miro a veces el vídeo de la obertura de la forza del destino de Verdi para recordar aquellos momentos que pasamos juntos. La BSC tiene también su espacio definido en la ciudad de Córdoba y estoy convencido de que seguirá creciendo y alcanzando nuevas metas, ofreciendo conciertos de gran calidad como los que he tenido la ocasión de escuchar desde el público en varias ocasiones. Además me consta que no solo la dirección musical, que asume mi compañero y amigo Juanma Morat, sino también el equipo de gestión, funcionan muy bien y trabajan muy duro para sacar adelante los proyectos, con lo cual el éxito está asegurado.


Por último, no nos gustaría acabar esta entrevista, Alejandro, sin preguntarte por los retos y metas que te gustaría cumplir, o que tienes previstas cumplir, a corto y largo plazo.


A. M.: Actualmente tengo cerrados unos diez o doce proyectos, que incluyen principalmente conciertos y grabaciones, y en mente otros tantos, apuntados en mi libreta de ideas y propuestas. Pero mi única meta es seguir haciendo música. Creo que todos los que buscamos este objetivo lo estamos a la vez consiguiendo día a día, lo cual nos hace poner siempre toda nuestra ilusión en cada proyecto y sentirnos realizados con nuestro trabajo.


Es siempre un honor contar contigo Alejandro, y más para esta entrevista del mes de mayo de la sección #LaEntrevistaBSC de la Banda Sinfónica de Córdoba. Te deseamos muchos éxitos en tu futuro próximo. ¡Muchas gracias Alejandro!


A. M.: Muchas gracias, ha sido un placer compartir estas líneas con vosotros y espero veros muy pronto.

81 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

Banda Sinfónica de Córdoba | © Copyright 2019

Menú azul.png